como usar las bolas chinas

Cuando hablamos de un producto que puede tanto mejorar la salud de la mujer, como su condición sexual, estas son definitivamente las bolas chinas. Este objeto es de gran utilidad para las mujeres, sobre todo para aquellas que desean fortalecer el suelo pélvico y mantener en total firmeza toda el área vaginal. Es necesario que antes de introducir estas bolas dentro de tu cuerpo, las laves apropiadamente con jabón y agua caliente.

Tras utilizarlas, siempre es bueno guardarlas en un sitio en donde no llegue ningún tipo de suciedad externa. Este producto es muy delicado y debe utilizarse apropiadamente para evitar algún tipo de accidente en el futuro. Con respecto al material, al momento de comprar estas bolas, la mejor opción es la silicona. Si deseas comprarlas de plástico, es bajo tu propio riesgo, ya que este material es muy propenso a atraer bacterias. 

Todas las mujeres pueden utilizar estas bolas, pero hay algunas situaciones en las que son especialmente útiles. Por ejemplo,  las bolas chinas ayudan a mujeres embarazadas y que planean dar a luz por primera vez.  A  aquellas que ya hayan tenido uno o varios partos les ayuda recuperar la fortaleza de sus paredes vaginales.  Para las que sufren de sobrepeso o algún margen de obesidad;  las que se ejercitan arduamente y cargan mucho peso (ya sea en el trabajo o haciendo ejercicio); que sufren de  incontinencia urinaria y a las que se encuentran en la menopausia. Todas las mujeres que cuenten con estas características ya mencionadas, les vendrá de maravilla el uso de las bolas chinas.

Puede que algunas ya hayan realizado ejercicios de Kegel, ya que son bastante importantes a la hora de relajar los músculos vaginales; sobre todo para aquellas chicas que son vírgenes y no han tenido contacto sexual de ningún tipo. Se refieren básicamente a los ejercicios que hacen excitar a una mujer y que la vagina deje de estar tensa. De esta manera, aprendes a controlar tus paredes vaginales y contraerlas una vez que tengas algo adentro; por ejemplo tus dedos. Todos estos ejercicios básicos son perfectos a la hora de utilizar las bolas chinas, ya que te permiten relajar un poco el músculo pero a la vez contraerlos una vez que las bolas estén dentro de ti.

Como nota curiosa, las bolas chinas no se inventaron en China como todos lo podríamos pensar debido a su nombre.  Las bolas chinas e se originaron en Japón. Durante muchos años las Geishas las utilizaron prácticamente para los mismos objetivos de hoy en día: fortalecer las paredes vaginales, aumentar el deseo y lograr orgasmos más intentos.

Pues bien, ya con todo esto dicho, es necesario que sepas cuál es su uso apropiado y en todas las maneras que pueden ayudarte. Tras haberlas comprado, es necesario que las laves con agua caliente y jabón como hemos mencionado anteriormente. De esta forma, podrás eliminar todo tipo de bacterias externas que pueda tener el producto al momento de adquirirse.

Normalmente, las bolas vienen atadas a un cordón, de tal manera que las puedas manejar e introducir en tu vagina de manera fácilmente. Si nunca lo has hecho, lo mejor que puedes hacer es introducir primero una de las bolas. Ya que hayan pasado varios minutos, puedes introducir la segunda. Por supuesto, debes aplicar lubricante en la primera bola al momento de la introducción; de lo contrario es posible que te duela un poco si no estás lo suficientemente lubricada.

 La idea de este proceso es acostumbrar al suelo pélvico a este nuevo peso externo para que se adecue a lo que vas a realizar. Ya al realizar todo esto, lo más recomendable es que te levantes y comiences a caminar. La gravedad se encargará de todo el trabajo. No te preocupes, las bolas no se saldrán, se van a mantener allí y te ayudarán a ejercitar toda el área. Debes caminar con ellas al menos quince minutos durante los primeros catorce días. Ya con más experiencia puedes caminar treinta minutos o más con el paso de las semanas.

 Si se te hace muy difícil mantenerte de pie, puedes utilizar estas bolas acostada boca arriba, y con tu mismo músculo debes evitar que salgan. De esta manera, el área se acostumbrará a las bolas y podrás caminar sin ningún problema en un corto período de tiempo. Lo mejor que puedes hacer es utilizarlas todos los días de la semana, o al menos seis de ellos y comenzarás a ver resultados rápidamente.

Existen muchas afirmaciones con respecto a las bolas chinas, muchas de la mayoría son ciertas. En realidad estos artefactos ayudan a mejorar el deseo sexual de la mujer; ya que cuando la musculatura se hace más fuerte, tiene mayor tendencia a excitarse y tener orgasmos mucho más largos y placenteros. Esto es una muy buena noticia, sobre todo para aquellas mujeres que han perdido mucho de su deseo sexual; o que simplemente su área vaginal ya no tiene la misma sensibilidad que antes.

Algunas mujeres tienen fetiches con estas dos bolas, sobre todo al momento de llevar lencería sexy o para alguna reunión en particular que pueda terminar en sexo. Además, llevarlas dentro, mejora de manera muy importante la lubricación, ya que las paredes vaginales se mantienen en movimiento y mejoran todo el flujo sanguíneo.

Conclusión

 Como puedes darte cuenta, las bolas chinas son excelentes aliadas para cualquier mujer. Además, te permiten mantener en forma toda el área vaginal y te permite revivir el posible deseo perdido. Lo mejor que puedes hacer con respecto a un músculo es fortalecerlo, como debes hacer con todos los demás; ya sea levantando pesas, haciendo ejercicios cardiovasculares o algún otro tipo de actividad física. No puedes dejar de lado esa área que te da tanto placer.